Desde el miércoles 1 de agosto (2018), pobladoras y pobladores de la Comunidad de Guapinol (Tocoa, Colón), instalaron un Campamento en la carretera por dónde transita la maquinaria pesada de la Empresa Minera Inversiones Los Pinares, cerca del Río Guapinol. La instalación del campamento que lleva por nombre “Campamento Guapinol en Defensa del Agua y la Vida”, de debe a las constantes y sistematizadas violaciones a su derecho de acceso a la tierra y a la alimentación, así como diversas amenazas, hostigamiento e intimidación.
 
La población que mantiene el Campamento desde hace, hoy, 23 días, conocen sobre la relación de la Empresa Minera Inversiones Los Pinares con las autoridades de la región. Esta Empresa, tiene como objetivo la construcción de una hidroeléctrica dentro del territorio ancestral de la Comunidad de Guapinol.
 
Consecuentemente, esto ha comenzado a causar enfermedades mortales entre la población debido al alto grado de contaminación del agua. El agua que la población de Guapinol logra conseguir a través de los acueductos de agua, está tan contaminada que ni siguiera pueden utilizarla para para lavar ropa, mucho menos sirve para consumo humano o animal. Aunque las y los pobladores expresan que la Empresa Minera Inversiones Los Pinares, se ha comprometido a pagar por todos los animales que resulten muertos a causa de la contaminación del agua.
 
En otras comunidades aledañas, como la Comunidad de Ceibita y la Comunidad de San Pedro, están siendo afectadas de igual manera, ya que todo el proceso de construcción contamina el ambiente y el agua de los Ríos.
 
Por tanto, ante la comunidad nacional e internacional, ACI PARTICIPA solicita:
 
1. Adoptar de manera inmediata las medidas más apropiadas para garantizar la seguridad y la integridad física y psicológica de las y los pobladores de la Comunidad de Guapinol que desde hace 23 días se mantienen en lucha.
 
2. Detener todo tipo de persecución, intimidación, vigilancia y hostigamiento hacia las y los pobladores de la Comunidad de Guapinol.
 
3. Aplicar de manera irrestricta lo dispuesto por la Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de la ONU el 9 de diciembre de 1998, en particular en lo referente al artículo 1, 5.a y 12.2.
 
4. De manera general, garantizar el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales en todo el país de conformidad con las normas internacionales de derechos humanos ratificadas por Honduras.
 
Porque Defender Derechos Humanos Es Nuestro Derecho.
 

Fotografías tomadas durante visita in situ para brindar acompañamiento y realizar verificación de violaciones a Derechos Humanos