Comunicado: REPRESIÓN CONTRA ESTIDIANTES DE LA UNA.

VUELVE LA INTOLERANCIA, LA SOBERBIA Y LA DESINTELIGENCIA.

La Asociación para una Ciudadanía Participativa, ACI PARTICIPA, con suma preocupación ve cómo nuevamente los rectores de la Educación Nacional, se ensañan contra los y las jóvenes estudiantes de nuestro país. Todo, por hacer uso de su derecho constitucional de petición y de recibir respuestas (Art. 80, Constitución de la República de Honduras) y de su derecho a reclamar por decisiones que consideran que lesionan sus intereses.

Durante el 2015 los estudiantes de nivel medio de la Capital, fueron brutalmente reprimidos por oponerse a una extensión de horarios, que aunque legal, se ordenó sin considerar la realidad contextual que supone un inminente peligro para ellos. Como consecuencia de la acción represiva, decenas de estudiantes fueron golpeados y otros tantos detenidos, a pesar de ser en su mayoría niños y niñas. En ese marco represivo se produjeron las muertes de cuatro estudiantes, cuya autoría no ha sido establecida aún y por tanto están en impunidad. A principios de 2016, de nueva cuenta el mismo funcionario, en otra acción inconsulta, provoca la protesta estudiantil en contra de su campaña de “Alfabetización de adultos” en la que involucraba a los estudiantes. Como la anterior, la protesta fue reprimida con brutalidad. Meses después correspondió el turno al estudiantado universitario de la UNAH, de enfrentar la postura soberbia, dictatorial y represora de las autoridades universitarias, que incapaces, recurrieron a los golpes, la estigmatización y la criminalización en contra de los y las estudiantes. Una sabia lección a sus discípulos, de cómo se usa la inteligencia para resolver los problemas.

Ahora ha correspondido a los y las estudiantes de la Universidad Nacional de Agricultura, con sede en Catacamas, sufrir las consecuencias de reclamar lo que consideran justo. Hemos visto videos y fotografías de escenas de brutalidad y atentado contra la vida y la integridad personal realizadas en las últimas horas en contra del estudiantado en resistencia. La agresión física la utilizan los seres irracionales (animales) para satisfacer sus necesidades (alimentarias y reproductivas) y para defender su territorio. Nos preguntamos sí ¿se habrá apoderado la irracionalidad de las instituciones que rectoran la educación nacional?

ACI PARTICIPA condena enérgicamente las acciones de brutalidad que se ejecutan en contra de los y las estudiantes de la Universidad Nacional de Agricultura, las amenazas de desalojo que se han hecho públicas y las represalias anunciadas en contra de los y las estudiantes que encabezan las acciones de reclamo. El recurso de la suspensión de períodos lectivos o el cierre de centros educativos para contrarrestar las protestas, ya lo escuchamos antes en boca de los mismos actores que hoy amenazan con ello. Los procedimientos penales en contra de quienes reclaman, también es un recurso que niega la inteligencia y la capacidad.

Preocupa a ACI PARTICIPA lo que pueda ocurrir al estudiantado de la UNA, particularmente a sus dirigentes, en términos del respeto y garantía de sus derechos humanos. En marzo del presente año, el estudiante de cuarto año de la UNA, Jairo Ramírez (22), fue asesinado tras participar en un acto de protesta organizado espontáneamente por estudiantes de dicha universidad, y que reclamaba por el asesinato de la dirigente indígena Berta Cáceres, defensora del ambiente y de los derechos humanos.  El cadáver del  joven Ramírez fue encontrado horas después, en las cercanías de la ciudad de Catacamas.

La función principal de la educación a través de la Escuela, debe ser enseñar a pensar a los y las estudiantes y la obligación de quienes administran el sistema educativo es, abrir los canales para expresar ese pensamiento y los espacios para su discusión. En la oscura década de los años ochenta, vía decreto se cerraron esos canales y espacios para la juventud estudiantil. La sociedad no hizo nada para evitarlo y ahora paga las consecuencias de aquella irresponsabilidad. La prohibición de las organizaciones estudiantiles en los colegios de Educación Media, con la pretensión de callar y domesticar a la juventud que estudiaba, derivó en la búsqueda por parte de ellos de otros espacios y canales alternativos. Los encontraron en las pandillas y maras y en la expresión violenta de su rebeldía natural reprimida.

ACI PARTICIPA demanda la racionalidad de los responsables de la educación nacional, para utilizar la inteligencia en la solución de los conflictos y comenzar con el que se presenta en la Universidad Nacional de Agricultura, UNA, mediante mecanismos civilizados y democráticos. Nuestra organización está vigilante del respeto y garantía de los derechos humanos de los y las estudiantes de ese centro de estudios superiores que le pertenece al pueblo hondureño.

Tegucigalpa, MDC, 23 de noviembre de 2016.

ASOCIACIÓN PARA UNA CIUDADANÍA PARTICIPATIVA, ACI PARTICIPA.

Descargar documento: https://goo.gl/KqPzfC