#AlertaDefensores

Una fuerte denuncia contra la Subjefa de Derechos Humanos de la Secretaría de Seguridad, Lesby Castro, ha circulado en las últimas horas y apunta a descubrir una trama que pone en grave riesgo a los defensores de derechos humanos que tienen escolta policial, a la cual esta funcionaria amedrenta para que renuncien, según informó a pasosdeanimalgrande.com Jorge Jiménez, Coordinador de la organización Jóvenes Promotores y Defensores De Los Derechos Humanos, Joprodeh.

Jiménez tiene medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, desde el año 2010, y de estar con el Mecanismo de Protección unos 18 meses durante los cuales ha tenido muchos incidentes de seguridad. Las medidas fueron transferidas por la CIDH al Mecanismo de Protección y el defensor tener escolta policial las 24 horas, los siete días de la semana, dado el grado de riesgo que enfrenta.

Castro es la representante por el Departamento de Derechos Humanos de la Policía Preventiva ante el Comité Técnico del Mecanismo de Protección donde funciona como enlace, es la que tiene contacto directo y constante con todas las escoltas policiales a nivel nacional que protegen a las personas defensoras de derechos humanos amenazadas.

“De parte de la Secretaría de Seguridad a través de la Subcomisaria Lesby Castro existe una clara intención de intimidar policías que protegen a defensores y defensoras de derechos humanos, con el objetivo de que renuncien diciéndoles que no estamos en el estatus de un ministro ni un embajador”, denunció Jiménez.

Describió que Castro les dice a los policías que si quieren renunciar de las escoltas deben crear informes falsos para afectar a defensores y defensoras de derechos humanos.

Relató que uno de los policías que integran su escolta había pedido que lo cambiaran de la asignación debido al constante hostigamiento que ha recibido por parte de autoridades policiales, «cuando él se presentó a la unidad se llevó la sorpresa que le dijeron que lo iban a cambiar pero debía hacer un informe contra mi persona a lo que el policía se negó porque no estaba de acuerdo».

Para Jiménez es una estrategia de amedrentar a la escolta para que las personas defensoras de derechos humanos se queden desprotegidas y les pueda pasar algo.

Reiteró que Castro presiona y hace actos intimidatorios contra los policías. «La intención de ella es generarles miedo y además la funcionaria les dice que los seguros de vida no les cubren si están con nosotros. El Estado de Honduras debe suspender a Castro por verter opiniones estigmatizante contra defensores de derechos humanos, ya se lo denunciamos al Mecanismo de Protección y esperamos que el jefe del Departamento de Derechos Humanos de la Policía no se da cuenta y va a tomar los correctivos».

Jiménez reflexionó que un perfil de un enlace policial es que no tenga un pensamiento estigmatizante contra los defensores de derechos humanos, de lo contrario es más el peligro que corren con alguien que les tiene aversión.

«Ya hace tiempo hemos denunciado que desde el Departamento de Derechos Humanos de la Policía se filtraba información de los defensores de derechos humanos, creímos que se iba a mejorar la Unidad, pero la actitud de la subcomisaria Castro nos lleva a pensar que puede falsificar pruebas para involucrarnos a los defensores de derechos humanos en actos delincuenciales o con el crimen organizado».

Según su análisis la policía le apuesta a que el Mecanismo no funcione y demostrar que es un organismo que no da resultados «y si continúa esta señora esta institución va a salir muy afectada».

Sobre las investigaciones de su caso

Jiménez ha sido víctima de muchas amenazas, hostigamientos e intimidaciones que lo llevaron a denunciar al Estado de Honduras ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, porque no lo ha protegido y además denunció a funcionarios policiales como los responsables del clima de inseguridad en su contra.

Denunció que los folios de su expediente se «han perdido en el Ministerio Público, solo hay registro de dos denuncias de 15 que hemos hecho desde el 2010. La Fiscalía de Derechos Humanos deja un mal sabor pues podemos tener un mecanismo dictando medidas, pero mientras no exista una investigación seguiremos perseguidos».

Informó que el fin de semana pasado “tuvimos otra amenaza donde se mencionan incluso los nombre de los policías que nos dan seguridad, fue una nota donde amenazan con asesinarnos y que nos dan cinco días para salir de los derechos humanos, apareció en mi casa. Hemos puesto en conocimiento ante el Mecanismo y del Ministerio Público”.

Informó que se presentó un supuesto sicario a su oficina , estaba tatuado «y estuvo preguntando por mi persona con la intención de asesinarme y aunque interpuse la denuncia no se ha hecho nada».

Las réplicas de una conspiración

Jairo López, un periodista que tiene escolta policial las 24 horas del día, los siete días de la semana, ha denunciado que sus escoltas renuncian de la noche a la mañana y que les han levantado informes falsos para amedrentarlos y que se vayan, es un hecho similar al denunciado por Jiménez.

Aunque las denuncias han sido públicas las autoridades policiales no deducen las responsabilidades del caso a los responsables, lo que pone en precario la vida tanto de Jiménez como del periodista Jairo López.

 

https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&cad=rja&uact=8&ved=2ahUKEwjinJXxjZDdAhUFoFMKHY7xBwYQFjAAegQIABAB&url=http%3A%2F%2Fwww.pasosdeanimalgrande.com%2Findex.php%2Fes%2Fdenuncias%2Fitem%2F2209-defensor-de-ddhh-denuncia-a-subcomisaria-de-policia-porque-amedrenta-escoltas-y-estigmatiza-a-defensores&usg=AOvVaw07pc0m5rZ3Lx2AYpBUiNKF